LET’S UNPACK IT: LOS JÓVENES QUE DESESTIGMATIZAN LA SALUD MENTAL EN EL CARIBE

By: McKenzie Gooding
Translation by: Lucía Medrano
noviembre 11, 2022
en
es
Thumbnail courtesy of Let's Unpack It

Advertencia: En este artículo se mencionan el suicidio y el comportamiento suicida.

Desde 1992, el 10 de octubre se celebra anualmente el Día Mundial de la Salud Mental. Treinta años después de su primera celebración, la salud mental vuelve a ser el centro de atención en un momento en que el mundo se enfrenta a retos -nuevos y antiguos- como la guerra, el cambio climático y la pandemia de Covid-19. El tema de este año es «hacer de la salud mental y el bienestar para todos una prioridad mundial», un reconocimiento de la necesidad que tiene la sociedad mundial de tomar medidas en materia de salud mental de una vez por todas.  

Con motivo de este gran día, EnVi se centra en una de las muchas organizaciones de todo el mundo que defienden esta causa. El protagonista de hoy es Let’s Unpack It (LUI), un grupo de defensa de la salud mental sin ánimo de lucro dirigido por jóvenes y con sede en la isla caribeña de Barbados. Hace unas semanas, EnVi se reunió a través de Zoom con David Johnson, fundador de LUI, y Chelsea Jordan, la vicepresidenta, para conocer la crisis de salud mental en el Caribe y la forma en que su organización está trabajando para abordarla. 

Let’s Unpack It: Los orígenes

«Así que, vamos a desempacarlo. ¿De qué trata LUI?», preguntamos, y David no tardó en responder. «Empezó, en realidad, como un espacio seguro para que los jóvenes caribeños hablaran y aprendieran más sobre la salud mental», dijo a EnVi. «[Donde] pudieran sentirse cómodos para hablar de los retos a los que se enfrentan sin miedo al ridículo o al juicio». 

Para su fundador, el proyecto LUI es una labor de amor. «Durante un tiempo, supe que en el Caribe, la salud mental es algo de lo que no nos gusta hablar», compartió David, ahora estudiante de tercer año de medicina. Durante una de sus habituales sesiones de preguntas y respuestas en su historia de Instagram sobre el estrés y cómo la gente lo afronta, se produjeron respuestas alarmantes. Fueron estas respuestas las que sirvieron de catalizador para la formación de LUI. Las historias de ridiculización por parte de los compañeros y de servicios de salud mental ineficaces y/o inaccesibles eran abundantes, y para David eran personales. «Podría haber sido yo fácilmente», subrayó. «Pensé que era importante tener un espacio en el que la gente pueda hablar de lo que está pasando y saber que alguien le escuchará». 

Los primeros días de LUI se centraron exactamente en eso, en crear rápidamente una comunidad a través de transmisiones semanales en vivo en Instagram y publicaciones interactivas en las redes sociales. Inicialmente se llamaba «DJ and a Backpack», pero poco después LUI cambió de nombre y desde entonces no ha dejado de crecer. Lo que comenzó como un espacio seguro se ha transformado en una organización de defensa de la salud mental dedicada a empoderar a los jóvenes caribeños para «hacer de la salud mental su realidad vivida.» 

Una forma diferente de defender la salud mental

El modus operandi de LUI es algo único dentro de la comunidad de defensa de la salud mental en el Caribe. La organización se basa principalmente en Internet, y la mayor parte de sus actividades de promoción se llevan a cabo a través de Instagram. Chelsea cree que estaba destinado a ello. » El Covid es realmente la razón por la que estamos tan en línea», dijo. «No podíamos hacer nada en persona, no había otro lugar al que acudir». David estuvo de acuerdo. «Todo el mundo está en casa, la mayoría de los jóvenes están en línea», dijo a EnVi. «Decidimos que este es nuestro público objetivo. Aquí es donde vamos». 

Lo que empezó como una página más de contenidos explotó rápidamente en algo más grande, y ninguno de los dos lo vio venir. «En nuestras mentes, era sólo otra página de Instagram», confesó Chelsea. «Compartir la palabra, conseguir más seguidores, mantener este impulso. Nunca pensamos que tal vez un día, tendríamos que ramificarnos». 

Casi tres años después, LUI es una de las voces más fuertes que abogan por la salud mental de los jóvenes en el Caribe. Con más de 1500 seguidores, la cuenta oficial de LUI en Instagram se actualiza a diario con recursos de salud mental, estadísticas y consejos de bienestar general. Su plataforma también alberga transmisiones semanales en directo sobre salud mental y temas relacionados con los jóvenes. Cuando no están en línea, el equipo de LUI ocupa un espacio en los foros de formulación de políticas, en las mesas redondas y en las calles, amplificando las voces de sus representados. 

Escuchar, unir, inspirar

El lema de LUI también encaja con el acrónimo de la organización: listen, unite, inspire (escuchar, unir, inspirar). «Nos gusta oír mucho, pero en realidad no escuchamos a la gente», dijo Chelsea, desglosando la idea. «La única manera de avanzar es escuchando». En cuanto a lo de «inspirar», se trata de la comunidad. «No estás solo en esto», aseguró. «Se trata de trabajar juntos para ayudarnos unos a otros, para recordarnos que hay esperanza, que el final puede ser realmente bueno. Yo te inspiro, tú me inspiras». Hay un papel para todos a la hora de abordar la crisis de salud mental, y eso es lo que representa ‘unite’. ‘Nada va a tener fuerza si no trabajamos todos juntos'».

Desestigmatizar la salud mental en el Caribe 

Al explicar el nombre de «Let’s Unpack It», David destacó la importancia de desmitificar y desestigmatizar la salud mental en una región en la que el tema sigue siendo muy tabú. «Se trata de desmenuzar estos temas tradicionalmente tabúes y empaquetarlos de forma que la gente pueda entenderlos y apreciarlos», explicó. En el Caribe, el estigma social es uno de los mayores obstáculos para el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades y los trastornos mentales. La falta de información, las percepciones inexactas en los medios de comunicación y las normas culturales desempeñan un papel fundamental en la alimentación del estigma, y estas son las áreas contra las que LUI lucha.

«Haznos un retrato de la salud mental en el Caribe en este momento», le pedimos a David, y el retrato es sombrío. «Creo que la mejor manera de responder es que nuestro enfoque actual es de silencio y apatía: no hablamos de ello», admitió. Incluso cuando se habla de la salud mental, continuó David, la forma en que se habla de ella está plagada de estigmatización e ignorancia. Se refirió a su país natal, Barbados, donde el único hospital psiquiátrico es comúnmente apodado el «Manicomio». 

«La salud mental se vincula a la violencia, a que alguien tenga que ser detenido, a que sea institucionalizado, en lugar de verla como algo que todos tenemos, algo que existe en un continuo», dijo David a EnVi. «Para la sociedad caribeña, sólo existe la enfermedad mental, y eso es todo». Se apresuró a señalar otra peculiaridad cultural: La difícil relación de los caribeños con la vulnerabilidad. «Tenemos estas ideas sobre la ‘fuerza’ y la ‘debilidad’. No nos gusta airear nuestros trapos sucios. No nos gusta dar esa imagen de que no podemos hacerlo todo solos». 

Los jóvenes de la región corren un riesgo especial, ya que son víctimas de concepciones tóxicas de la masculinidad que alaban el silencio y el «aguante» a costa del bienestar mental. El papel de LUI, en opinión de David, es cambiar estas narrativas. «Queremos que la gente sepa que no hay que esperar a estar en el punto de crisis para buscar ayuda».

El impacto de Covid-19

Para el equipo de LUI, el tiempo lo era todo. Dos meses después del lanzamiento de la organización, el Covid-19 golpeó el Caribe, y nada volvió a ser lo mismo. Los cierres generalizados, las catástrofes naturales y la inestabilidad económica crearon un entorno de salud mental aún más inestable que antes. «Realmente se corrió el velo sobre el tema de la salud mental», recuerda David. «Todo el mundo se enfrentaba a los mismos problemas… nos vimos obligados a afrontar el hecho de que estamos estresados, ansiosos, solos, aislados. La salud mental se convirtió en una especie de tendencia de lo más popular». 

Sin embargo, si se analizan las cifras, es obvio que la crisis de salud mental del Caribe no es nada nuevo. Una de cada ocho personas en todo el mundo tiene un problema de salud mental. En América, la cifra es de una de cada cuatro. Las estadísticas sobre los jóvenes son aún más preocupantes. Según la OMS, se estima que uno de cada siete jóvenes de entre 10 y 19 años tiene un problema de salud mental. En América Latina y el Caribe (ALC), se estima que 16 millones de adolescentes viven con un trastorno mental. Los jóvenes se llevaron la peor parte de las consecuencias de la pandemia para la salud mental, ya que se registró un aumento del 25% en los informes de ansiedad y depresión en todo el mundo. 

«El Covid-19 fue un desencadenante, un factor agravante», explicó David. «Incluso los servicios de salud mental más básicos y necesarios pasaron a un segundo plano». Su decepción fue palpable al recordar la falta de atención al aumento de las tasas de abuso de sustancias. «Cuando la gente está en su punto más bajo, recurre a estas cosas para sentirse mejor. Estos eran los momentos en los que los gobiernos debían dar un paso adelante». En una región vulnerable a las grandes conmociones, como las catástrofes naturales, David sostuvo que la salud mental debe formar parte de cualquier plan de gestión de la preparación para las catástrofes.

Aunque el 84% de los gobiernos de la región han incorporado servicios de salud mental en su respuesta al Covid-19, la Organización Panamericana de la Salud informa de que muy pocos han cumplido esos compromisos. «La OMS ha designado las enfermedades mentales como la quinta ENT. Hemos firmado todos estos tratados internacionales que abordan la crisis, pero no le estamos prestando atención», lamentó David.

Abordar la crisis de la salud mental en el Caribe

Por término medio, los gobiernos destinan apenas un 2% de los presupuestos anuales a la salud mental. David sostiene que no es suficiente, «lo que ese 2% no cubre son las campañas de sensibilización, las reformas en las escuelas y las líneas telefónicas de prevención del suicidio, sobre todo las gestionadas por el gobierno». La ausencia de estas últimas, dijo, es uno de los mayores fracasos de la región, «si vamos a tomarnos en serio la salud mental, eso significa tratarla con la misma seriedad con la que tratamos la salud física», subrayó. Para LUI, la ampliación de la atención a la salud mental financiada con fondos públicos y la integración de la atención a la salud mental en la política existente son dos partes cruciales de la solución. «Lo que necesitamos es que los gobiernos amplíen la cobertura y el acceso para el ciudadano medio. Incluso alguien que esté por debajo del umbral de la pobreza debería recibir atención de salud mental como un derecho humano básico».

LUI es, en esencia, una organización de jóvenes, y sus llamamientos a la acción lo reflejan. «No estamos haciendo las pruebas adecuadas entre los jóvenes», dijo David a EnVi. Al requerir más profesionales de la salud mental en las escuelas y la ampliación de los programas de Salud y Vida Familiar, él espera que la brecha en el diagnóstico y el tratamiento pueda comenzar a cerrarse. Mientras tanto, LUI sigue haciendo lo que mejor sabe hacer: difundir la concienciación. «Parece que tenemos que poner pancartas por todas partes, tenemos que marchar por las calles para que alguien se tome esto en serio», dijo David, resuelto. «Si eso es lo que tenemos que hacer, lo haremos».

Mirando al futuro

En la actualidad, una vez levantadas las restricciones del Covid-19, LUI ha salido del espacio virtual para llevar a cabo actividades de difusión comunitaria en persona. La gente de LUI ha estado muy ocupada últimamente, y así se lo hicimos saber. «Han pasado muchas cosas», confirmó David, riéndose. «Al menos una vez a la semana recibimos invitaciones para hablar. Creo que es un testimonio de las buenas asociaciones y de tener realmente esa presencia en los medios sociales». 

En el futuro, hay planes de visitas a escuelas y campamentos, así como de seguir colaborando con otras organizaciones dirigidas por jóvenes. «Queremos ir a las escuelas. Queremos trabajar con los orientadores. Iremos donde podamos», dijo David a EnVi con determinación. En la actualidad, LUI está preparando un programa que se aplicará en cinco escuelas (tres de secundaria y dos de primaria) de Barbados, con la esperanza de reproducir el modelo en toda la región.

El pequeño pero poderoso equipo de LUI se concentra principalmente en los países caribeños de Barbados y Granada, pero la expansión está en el horizonte. La iniciativa de los embajadores de LUI, recientemente introducida, promete una mayor representación y un mayor compromiso, y David está entusiasmado con ella. «Es algo caribeño», subraya. «Realmente queremos abordar esta cuestión como una región, en lugar de una sola nación».

El 10 de octubre de 2022, LUI se unió a grupos de jóvenes y de defensa de la salud mental de todo el Caribe para lanzar un Llamado a la Acción oficial sobre la salud mental de los jóvenes del Caribe. El Llamado a la Acción es un plan de acción de cuatro puntos para los gobiernos caribeños y otras partes interesadas con el fin de mitigar los problemas de salud mental entre los jóvenes de la región. El Llamamiento a la Acción es un paquete completo destinado a ser procesable en varios sectores de la sociedad, incluyendo las escuelas, las empresas y el gobierno. «Lo que encontrarán en ese Llamado a la Acción es una serie de medidas, tanto inmediatas como a largo plazo, que estas organizaciones pueden tomar, e incluso los ciudadanos de a pie pueden pedir», nos dijo David. Tenemos las estadísticas que lo demuestran, tenemos las tendencias que lo demuestran. Estas son las medidas que puedes tomar». Ese es nuestro mensaje». 

Palabras finales

«¿Algunas palabras finales?», le preguntamos a David al terminar, y nosotros mismos no podríamos haber resumido mejor las cosas cuando reiteró: «La salud mental es un derecho humano básico. Tenemos que reducir nuestro enfoque. La salud mental es una prioridad para todos nosotros, y realmente depende de nosotros, como individuos, como comunidad, como sociedad, hacer que sea una realidad vivida.»

Lea y firme el Compromiso de Salud Mental de los Jóvenes del Caribe aquí. Además, sigue al equipo de LUI y mantente al día de las actividades de la organización a través de Instagram, LinkedIn, Twitter y Facebook, así como del sitio web oficial de Let’s Unpack It y del canal de YouTube

Si tú o alguien que conoces tiene pensamientos suicidas o se autolesiona, consulta los siguientes recursos:

Línea Nacional de Prevención del Suicidio: www.suicidepreventionlifeline.org 800-273-8255

Línea por mensajes de texto de emergencia: www.crisistextline.org Envía el texto HOME al 741741

¿Quieres más conversaciones con activistas de la comunidad? Vea la entrevista de EnVi con Madeline Park, de Cafe Maddy, sobre su proyecto de transporte seguro para la comunidad AAPI, Cafe Maddy Cab, aquí

Etiquetas: